Tags

, , , ,

Hace muchos años que no me siento fascinado con algo como con la música de Anna Calvi. Esto me pasó hace años con Dog man Star de Suede, antes con Bonadrug y antes con Sui Generis. No sólo es el placer de escuchar y emocionarse sino también de saber qué tocan y cómo lo tocan. Prestar atención a los arreglos de la guitarra y los arreglos de la voz.En todas las notas sobre Anna Calvi se repiten algunos temas, su padre italiano, Jimmi Hendrix, la Fender Telescaster, Debussi, David Lynch. Más o menos eso.1908337_10152242357730954_8661827942128524620_n (1)
Se la compara con Patty Smith, Siouxsie y Pj Harvey. La verdad es que estas comparaciones son pobres. Resulta fácil hacerlas pero no son justas. Queda cómodo hacerlo, es mujer y canta.
Como cantante la compararía más con Scott Walker, con el Walker que cantaba las canciones de Jacques Brel y con el Walker de 2014. La profundidad de la interpretación, los tonos oscuros y los destellos del rojo en la melodía.
En lo musical resulta más fácil ubicar las influencias. Podría resumirse en Hendrix-Debussi y todo lo que pueda estar en el medio de eso: Bernard Butler, Morricone y Ravel.
Anna Calvi es cantante, compositora y guitarrista. Parece entender que ser tantas cosas requiere cierta precaución. Esa precaución hace que maneje una economía austera con un resultado satisfactorio. La afinación de la guitarra hace que pueda lograr graves oscuros con la voz, no tener un bajo, en general, hace que se sostenga mucho con la percusión, casi siempre hay alguna melodía, cuando no es la guitarra, es la voz. La voz y la guitarra son una sola cosa por momentos. Son una continuación de la otra temporal y especialmente. O, como en Joan of Arc, el cover de la canción del amado Leonard Cohen, en donde ella no cante, sin embargo es como si la cantara. El sonido de su guitarra es reconocible de inmediato. O, como en Baby It’s you (la empalagosa canción de Burt Bacharach, conocida en la versión “divertida” de The Beatles), en donde en las otras versiones hay un coro de voces, ella hace que canten las cuerdas de la guitarra.
Sus canciones son difíciles de imaginar sin el acompañamiento del armonio y la marimba. Esto hace que el sonido sea un poco extraño. El armonio remite a los discos de Nico y la marimba a los discos de The Creatures, pero en conjunto da un resultado por completo diferente.
Su primer disco de 2011, Anna Calvi, está perfectamente acabado, no tiene bordes ásperos y es uniforme. Son canciones construidas alrededor de la guitarra. El disco One Breath, de 2013, tiene una formato más desparejo y es claramente un disco que refleja una etapa de transición. La composición es mucho más ambiciosa. Es más orquestal, los instrumentos aparecen escalonadamente. La guitarra no es tan protagonista, las letras son más cortas, pero canta más.
Hay dos Anna Calvi. La mujer suave con voz de niña de las entrevistas y la femme fatale del escenario que arrasa con todo. En vivo es profundamente emotiva, con su voz que pasa de susurros a gritos alucinantes.

Dejo un video de una canción de su último disco:

Advertisements